“Su perspectiva de dos mundos en principio sin relación. La alegría que transmite y reparte la comunidad swing y la realidad y dureza de una enfermedad como el Parkinson. Lo trata con cariño y sin filtros. Panzada a llorar de emoción y de buen rollo. Debería llegar a todo el mundo. ¡Un 10!”